samedi 9 octobre 2010

vampirismo estructural


.

Matar la imaginación en el toro de luz de una foto

para no tener nada que pensar, entregado

a los testigos de mi propia tauromaquia instantánea, tus besos al aire

tus actitudes en el sofá

o en un contraluz tamizado

sentada con un menú del día en Los Pueblos

tu bar de Málaga en aquella época

en alguna foto pareces una doctorada de Harvard

en otras tu repertorio es cruel compasión y papel serio

tanto las manos ayudan al corazón del momento

los gitanos estaban al lado

como el latido dilatado del huevo

que comprendías serenamente

que ponía una noche y una eternidad

en el pubis último de tus ojos de canto lírico y de exaltada

los gitanos estaban al lado

como en un sueño tú fumabas

o apenas sostenías el redondo claroscuro

de una guayaba y una cuchara

los elementos de la sensualidad

eran sencillos, oblicuos y lúcidos

hiciste fotos de mi en la Alameda

con un envoltorio y clavellinas en la mano

recibiendo la tarde suave y tibia

encuentro en ellas los contrastes medidos

del extraño caviar de mi amor masculino

el trémolo de mármol de mi media sonrisa y mi descaro frágil

esos éramos los dos en el loft cerca de la calle Larios

ahuyando como ciervos y callando como carteristas en el alba

éramos una sucesión de instantáneas de plata y de aceituna gris y oscura

éramos papel satinado que parece haberse quemado en el centro

en el beso del ángel que se bañaba en nosotros

la pupila infantil del toro que desaparece descabelladamente

la fotografía que nos vigila como una conciencia

la conciencia sigue allí en la baraja

siete años son las esferas de su secreta juventud

.

2 commentaires:

Chiqui a dit…

Una sucesion de escenas sugerentes, No son necesarias las fotos.

Manuel Montero a dit…

Para el poema no son necesarias, pero yo les tengo apego.