dimanche 21 mars 2010

Nigra Fair

Nigra Fair was followed by a number of Gods, fortunate mortal

as Faire are to be in head of godship as we call godhead.

Black gods were devoted to humanness and to labour and the metal

of first creators First Nigra Fair inside were on the hollows of head.

Gods were booden swords of fight against spirit, or illness or madness

of men intruded to adult mankind and of fight against the rapture of children by fate.

You muste be intruded to which they ate

and to sensual sadness

of ancestral birds dialogue and its fairie signification.

Hate was a delicious drunkenness to give to oneself

such they were made in manner of style of each nation

Stronger than one sole nation was Nigra Fair

and she employed herself to various matters and prayers.

Witchcraft occupated her in a non-stop war.

She was known by sorcerers as a betrayer

kind of beberage, as a charm over the charm,

and therefore they smiled of their defeat.

Eating lions was in her sound !

.

The African diaspora or this first Nigra rapture by white devil

left a falling swing of kind and wise in her,

but stronger than one sole nation she could move earth

and times become faster and the Abraxas of voice expanding

power and unavoid the dance and the hunting of pleasure.

.

The knight was told by latin books that this Fair

was far in the horizon womb of death and birth

and must be known firstly as magic companion

and be respected. Mental image was useless

onions of paperback and the kings of any pleasure.

The knight sang a fair calling on the mountain road

and founded a castle on a fishing net and a moon

reflected by dust, and some superstitions on sacred,

as he knew in flesh a goddess and was told

the music of repeated O and the coloured dawn of an opium flower

He and She equally artists, black and white fotos

united them both in the kiss of the unique moment

and of scissors of witchcraft in order of composition.

Insistence on a work made heavy colors and distortion

of pelvis in the search of union with eye of sex.

The stranger fair appears in the land of tired

so is said by prophecy and my tips percussion so anounce.

The beberage of slavery is not expensive to forget

and is like a greek voluta or a vicious fight in bed.

.

Revolution of planets onto a lot of stercoris

persistence of life in a living town

milk of snow terror lust

conversion onto foolish apocalyptical

accomplished by war sphere strenght to betray

unsayeble glances of fortune statues

my dream evening coffee sky and cold fire of she-planet

.

mardi 16 mars 2010

Lo importante (dibujos de Raul G.Reyes)



©

A mi profesor Juan Cabrera, con el que yo tenía un trato confidente y algo familiar, yo le repetía que la obra de Raúl G. Reyes era IMPORTANTE. El se irritaba del aire irrebatible que yo daba a mi defensa de ese compañero genial e incomprendido...

Poco sé del Raúl que sigue pintando. Recuerdo que obraba con betún de Judea para empastar y apesantar los colores de sus bodegones, herederos de Braque y Gris, pero también de Morandi e incluso de las naturalezas muertas de Balthus. Visto de otra forma se podría hablar de sus bodegones como de un cruce entre Matisse y, salvadas las distancias, Valdés Leal o el Goya del "cordero desollado" del Louvre, pasando de camino por el cloisonnement de Rouault. Recuerdo su delicado sentido de la proporción y de la composición, su capacidad demostrada para las obras de aparato. Recuerdo sus siempre excepcionales dibujos, en los que emergía un tipo de chica muy madrileña y muy de los noventa. Sus confidencias sobre la alquimia, dichas a mitad. Una traducción de la correspondencia de Sade con su mujer, entre los pocos libros que él dejaba a la vista. Su manera de citar a Catulo en latín o de cantar ópera en alemán. O los excelentes poemas de los que él parecía tener vergüenza.

Reproduzco aquí algunas de las ilustraciones que Raúl hizo en 2003 para mi novela Pleroma. Espero que ello les ponga sobre la pista de lo importante.




“En todo semejante, en todo es el mundo superior semejante a éste inferior. Hay ángeles ejecutando acciones carentes de lógica, copulaciones absurdas, hay ligaduras instituidas por la ley, de modo que el orden se mantenga, todo ello se le abre al conocimiento esclarecido como fenómenos celestes, como jerarquía del mundo de las ideas.”



Vitelio: Mira este amuleto. Es una abeja de oro, nacida por generación espontánea del cadáver de un Apis, buey sagrado de Menfis. Apis es la imagen corporal del alma de Osiris. De ahí que no sin razón cuentan en sus mitos los egipcios que el alma de Osiris es eterna e incorruptible, pero que su cuerpo frecuentemente Tifón lo desmiembra y lo hace desaparecer, y que Isis errante lo busca y lo recompone de nuevo.
En el dorso de la abeja de oro hay labrado casi imperceptiblemente un rostro humano. Mi talismán.
Vitelio: Observa ahora el olisbón. Osiris ha sido despedazado por Tifón. Isis encuentra sus restos en la boca Tanítica. Pero falta el falo, que ha sido comido por un pez llamado oxirrinco. El nuevo miembro de Osiris será de barro, fabricado por las manos de Isis.


El culo de Xantippa está lo suficientemente contorsionado (está a caballo sobre la momia) como para que se vea la base del olisbón, metido en la vagina. Por encima del culo se ven los hombros y el perfil de Xantippa, que mira hacia atrás. De todas partes, como peces voladores en la obscuridad, le caen sobre el cuerpo chorros de semen. El sonido viene de su vagina.
Comensal: Se ha oído un chasquido.
Vitelio: ¿No se habrá roto la tanagra?
Xantippa: Se me ha quedado dentro la mitad.
Putiolano: Isis ha sido fecundada y guarda ya en su matriz el embrión de Harpócrates, elevemos nuestras preces a los astros!







Pltds.: ¿Dónde vas tú, Adonis?
Fanio R.: Por un momento tuve la impresión de que tu rostro tenía colmillos retorcidos... Voy a mi domicilio, supongo que puedo volver aquí otro día...
Planetíades: Y ¿quién te da permiso para salir de aquí a esta hora?
F.R.: He pasado un buen y largo rato con Xantippa, le he pagado. He sobreentendido que ella me daba permiso...
Pltds.: De eso nada, hasta que ella no baje a confirmarlo, tú no puedes salir.
Fanio: Subo a buscarla.
Planetíades: ¡Eh! ¿Dónde vas por ahí? ¿Quién te permite subir esa escalera?
Fanio: Tú me has dicho...
Pltds.: Será posible que seas tan inicuo. ¿Ves cómo tengo el ojo?
F.R.: Rojo.
Planetíades: ¡Pues a ti te voy a poner morados los dos!
Fanio Rulo se deja caer de rodillas, se ofrece a la ira del chulo con los ojos cerrados.
Fanio Rulo: Por la muerte redentora del Cristo al que adoras, perdona mi deuda contigo, oh egipcio, judío o lo que seas.
Planetíades, agarrándole el cuello: Acabas de ponerte en el camino de comprender un misterio magno. No es otra la muerte de Cristo que la de Adonis, el consorte mortal de Echamoth. Recuerda lo que te ha sido desvelado en la hora de Sabaot, arconte de Yaldabaot, y séate permitido reposar entre los cantos de las primeras aves.
Xantippa, desde arriba: Y si Martius es el mes de Ares, Aprilis no viene de abrir, sino de apro. El dominio de este arconte en la dodécada es temible.

vendredi 12 mars 2010

news

Se puede votar por una de mis odaliscas al pastel en Saatchi. (parte de abajo de la pantalla)

Vous pouvez voter pour une de mes odalisques au pastel chez Saatchi. (descendre un peu sur la page)

Aussi le numéro de mars de La Revue Littéraire porte un récit critique de mon invention.

mercredi 3 mars 2010

portrait de Dahlia


La Dahlia, comme une fleur méconnue, dessinait des lèvres d’innocence sur les paupières fermées des corps non plus touchés de la Rose et la Blanche, absentes de la toile. Comme sur la fleur brodée de rouille d’un urinaire de province, sur elle pleuvait l’or de mon désespoir.

(petit hommage à un pseudo - se plaint la fleur d’être déjà fanée ? - digne d’une Kiki de Montparnasse... qui soit en même temps Colette ou Anaïs, et s’entende parfaitement avec Gertrud)

L’on croit connaître et pas se souvenir, cette fleur qu’on ne sait pas dessiner, pendant qu’on a eu Rose demi nue et Blanche qui nous volait des baisers et qui se baignait nue dans l’étang, pour qu’on la connaisse et sache la peindre, mais Dahlia comme une femme secrète m’a tout juste montré la peau de ses pieds rendant les chaussures à la grise moquette comme on rend un masque vénitien.