lundi 2 mars 2009

semigas I

...


La palabra del emperador sirve en toda la vida, en todas las metamorfosis del ser.

El emperador pone su palabra a nuestro servicio.

No aferrarse a los libros, sólo el fanático lo hace, uno con el libro rojo, otro con el Kempis.

Los libros son tubos, llenos o a medias, de óleo para el pintor.

El santo distribuye sus colillas y las mondas de la fruta a la puerta de su casa por la mañana.

Eres un santo. Nuestra amistad habrá cerrado su ciclo la tarde que te lo diga.

De mis novelas, letra muerta que se suscita, da cuenta mi persona.

Los que quieran ver lo que otros leen, no tienen más que conocerme.

El Otro que lee no puede ser contemporáneo, si no todo lo escrito sería simultáneo.

No sé qué bandera planté en el campo de batalla, no me fijé en los colores.

La amistad de los más jóvenes caracteriza al pensador. Poca vergüenza tiene el pensamiento.

Mi persona se cubre de la imagen pública como se cubre uno con el saco de dormir en el jergón o bajo el cajero automático.

El potente dios de la pobreza bendice a burgueses y proletarios por sorpresa, liberándolos por la metamorfosis en vegetal que muere, para dar fruto.

¿Acaso creías que seguirías siendo humano? Aprende a ser una planta que cumple su ciclo. Aprende a ser la sucesión de las plantas en la generación.

¿Acaso creías que seguirías siendo humano?

Porque vengo del huevo me miran como a pájaro. Hora será de subir a las estrellas.

Porque escribo en internet me tachan de impostor, me marginan. Cuando vuelvo a internet puedo mirarlos desde arriba, extasiado en la contemplación del planeta.

La red es como un mandala.

Contra toda expectativa, las drogas pueden ser la psiquiatría de un cierto futuro. Una psiquiatría espinozista del "conatus".

He hecho un collage que podría titularse "Cerbero en Josafat", pero que se llama "La voz de su amo".

...

1 commentaire:

Patricia Picón a dit…

si he de ser sincera... yo no leo apenas (por no decir que últimamente Nada), cosa de la que no me enorgullezco en absoluto, claro.