jeudi 27 novembre 2008

Shawarmaness (2)

1)

Quelqu'un qui avait été prisonnier politique dans le Tiers Monde me racontait que les blessures produites par les séances de torture, et que personne ne soignait, c'étaient les larves de mouche qui les nettoyaient, ne mangeant que les parties pourries.

Il avait aussi pour ami un lézard, qui disparut un jour.


1)

Alguien que había sido prisionero político en el Tercer Mundo me contaba que las heridas producidas por las sesiones de tortura, y que nadie curaba, eran las larvas de mosca las que las limpiaban, comiéndose tan sólo las partes podridas.

Tenía tambien por amigo un lagarto, que un día desapareció.

1 commentaire:

Chiqui a dit…

Impresionante y gráfica la imagen del prisionero. No hace mucho vi en la tele como se usan las larvas para limpiar las heridas. Uf!