mardi 11 novembre 2008

el cuerpo imposible (borrador) (espagnol)

Se narran los acontecimientos de un baile de disfraces. Diosas, personajes de la Historia y de la literatura son los disfraces. Capricho de la fiesta, se representan secuencias de distintas historias sagradas, en medio de brindis y de un fabuloso proyecto de Utopía aparentemente realizable, aunque de naturaleza indefinida.

Vox populi (disfrazada de zorra):

Mi destino es crear
comoquiera que venga luego Shiva
que es mi respiración propia e ineludible
a disolver en un ruido de silencios
y de famas postizas la naturaleza del Mundo.

A. H. (representado con bata de pintor):

Quisiera hacer los telones de fondo
con el heroísmo de una acuarela que cubriese
la Eternidad.
Para representar la noche del baile
es necesario mucho negro de marfil
y una cápsula de cianuro
como dieta del único vidente,
del único conocedor de la verdad.

Isis

Es la segunda vez que encaramos el fracaso,
el público ha desertado por completo este mundo bajo
para ascender a los paraísos de la mediocridad
y en la soledad amigos míos somos los últimos partidarios del pecado.

Pero gozemos con alegría de la intimidad inesperada
brindemos y saludemos el sol mortecino del apocalipsis.


Hipogrifo

Es la segunda vez para podernos recuperar
tal como éramos en medio de la nostalgia
cuando el fracaso nos parecía un triunfo
pues la nostalgia es una droga de las primeras veces.

Quisiera hacer notar que todas las coyunturas se dan
para un triunfo y un fracaso, en la acuarela

El monstruo era pintor antes de ser monstruo,
busquemos en la pintura las razones junto a los sucios pintores
sin miedo de mancharnos


Victor

Las razones motivantes de mis episodios favoritos
debemos remitirlas a la ética anglosajona
pues no otra ha considerado con acuidad los monstruos


Magencio

¿Está usted echando tierra a la boca del perro?
¿Quiere disfrazarse de protestante romántico?
De acuerdo, le presto un personaje de Frans Hals para que usted esté aparente.


Víctor

Y a usted yo lo visto de católico con una pancarta de escudos heráldicos,
y con una capucha de cartujo de Zurbarán.


Picasso

He oído que se discutía de pintura y yo, Pablo Picasso,
más vivo que nunca salgo en la película
porque dirán que soy famoso y no hay
mortificación más dulce
que oir hablar de la imagen
cuando la imagen es disfraz y necesita una voz.


(a Víctor)
Supongo que su episodio favorito no es el siglo de Frans Hals
sino el siglo XX, que abunda en famas no extintas.


Víctor

Mi episodio favorito son los años treinta del siglo XXI, cuando yo seré viejo.

Isis

Ese es un episodio sobre el que hay que consultar la bola de cristal
mirando en ella el reflejo atigrado de un gato negro entre las ramas

Fata Morgana

Las ramas de laurel escriben bien sobre el gato negro
la bola de cristal es agua sin gravedad, lupa
o lente, el ojo en estado salvaje

Picasso

el ojo de la vanguardia puede ser perverso o si no
su inocencia es artificial
el episodio favorito de Víctor no puede ser otro que el instante
preciso en que el gato atraviesa el laurel


Fata Morgana

Porque el ojo es memoria abierta que se da
a ver, como el lobo nos recuerda la caza,
pero sólo el licántropo o el monstruo
ven el futuro en la sombra del gato,
¿es usted licántropo, Picasso?


Picasso

Mi ojo abierto es como el lobo que nos hace recordar
los miedos de infancia teñidos de deseo,
sírvase de mí para profetizar, Fata Morgana,
como se sirve del agua el santero
para mirar el fuego.


Fata Morgana

¿Te acordarás, Picasso, de que es gracias a mí
y a mis seducciones
que tú eres en el instante instrumento del destino?

No, yo creo que olvidarás, más vivo que nunca en el instante
pues solamente la muerte nos hace recordar,

y esta Fata Morgana envuelta en sus andrajos
pasará a tu lado sin ser reconocida.


Hipogrifo

La mujer que llora a la puerta de Sandro Botticelli
Un cuadro que nos habla del alma
del alma desconsolada de la bruja
de la ajusticiada por haber sido testigo
cuando el hombre se disfrazaba de mujer,
entrando en su cuerpo,
para oficiar la rutinaria misa del engendramiento.

Botticelli en su caso al pasar al lado la confundirá
con su cuadro y Pablo Picasso, que también tiene nombre,
querrá utilizarla como modelo en la tragedia de un cuadro.

En última instancia ninguno guarda el recuerdo
del instante en que el gato atraviesa el laurel


Isis

La sentencia de Hipogrifo, que viene de hablar,
quedará para recuerdo del oráculo naciente,
del estado de sueño en que la poesía nos permite
dar la mano a las generaciones futuras y hacerlas surgir
en una estrella diferente, en otro universo,
con el libro en la mano,
el libro en que está el relato de esta noche de fiesta,
de este carnaval sagrado.


Magencio

Pero queda el problema ético de todo este sufrimiento
inútil
de la mujer a la puerta del hombre
puerta cerrada
donde solamente el ojo recoge
por pura avaricia,
y no digo esto por Pablo Picasso, ni por Botticelli,
sino por lo que ha de venir, que temo que sea fatal.


Pintor futurista

Pues yo voy a adelantarme al tiempo y voy a pintar
los lúbricos movimientos del genio sobre la Fata Morgana


Isis

Esto es más bien teatro barroco, auto sacramental,
pero si el futurismo es sexy, tanto mejor


Fata Morgana

En estado de duermevela
como nuestro público fatigado de trabajos
o como el enamorado que queda vacío
yo observo el laurel y espero el paso del gato

Pero el pintor debe llevar a cabo el gesto
de bailar conmigo
pues ése es el paso del gato por el laurel,
y no dentro de treinta años sino durante el siglo de un instante
el nerviosismo del café o de mis sustancias secretas
la mitología que se desvanece de nuestras neuronas
la explosión atómica de nuestros sueños inmorales
que baile conmigo mientras pinta
que se beba el café de su abuelo, sin piedad
desnudo


Pablo Picasso

Quiero verte bailar sola
deseada por todos, Fata Morgana,
como Klossowski vio a Diana.


Fata Morgana

Estilo balbuciente a pesar de su cuarentena.


Pintor futurista

El pinchadiscos hace huelga de hambre
obsesivamente como un niño concienzudo
canta un gemido grave de cuatro por cuatro

Isis

Nunca podrá la letra balbuciente del infante
estar más cerca que su voz de la imagen
internet es una suerte de transmisión oral
en la que se aprende amando


Fata Morgana

Bailando en el silencio de tu soledad te quiero ver


Pablo Picasso

El siglo que empieza
no tiene ni pies ni cabeza

pero sí botas y sombrero de señora

dejadme saltar descalzo en el asfalto recién lavado


Fata Morgana

¿Sientes ahora el vacío de saltar
con un niño inexistente en la garganta?

¿Sientes el encuentro lleno de cortesía del vampiro?


Pablo Picasso

Puedo escribir lo que quiera
cuando estoy vacío
mi secta de rostros contorsionados
está de mi lado, en el vacío

Tras la danza seremos padres, Fata Morgana
de una camada de desconocidos


Isis

Revisen sus chakras, escupan fuera el odio,
nos preparamos a bailar la danza del dios

nuestras ánimas en pena ya se revisten de luz.


Fata Morgana

No me interesas
tengo todos los ases de tu baraja
y mi estómago vomita sobre esa panoplia vulgar

Mi danza es la danza de la destrucción
pon a salvo lo que te quede de personalidad

porque soy la mujer del sable
y he venido a por ti


Pablo Picasso

¿Te explicas que de una gimnástica que te escapa
tu vientre esté volviéndiense redondo,
y una nueva vida te llama desde el fondo de ti?

Por la obra del magnetismo una nueva vida


La personalidad que yo pongo a salvo eres tú misma


Fata Morgana

He inspeccionado tus rosas marchitas
he sentido el olor de tus axilas a la puerta de tu casa

Me llaman otros destinos
las centurias de camioneros que han de hacerme feliz
como una monja que conociese a Dios.

Mis manos miden el espacio que no te pertenece
y tú estás fuera de comprensión


Merejkowsky

Basuras de todos los países, uníos.

Víctor

Que evacuen a ese agitador bolchevique y demos por terminado el baile.

3 commentaires:

Chiqui a dit…

Manuel, como Isis dice 'barroquísimo y sacramentalísimo'. Veo que no te puedes deshacer de tanto personaje y personas muertas. Me imagino el escenario, interesante.

Hay una película que se titula Fata Morgana, ¿la has visto?...

Manuel Montero a dit…

Hace mucho que la vi, adolescente, en un ciclo en el Centro Pompidou. Era en blanco y negro con una escena en un almacén de maniquis. Gonzalo Suarez me parece que era el autor. Pero el hada Morgana aparece y desaparece de la memoria desde hace muchos siglos.

Jesús Ortega a dit…

Unámonos, basuras.

Saludos desde el Sur.