mercredi 6 janvier 2010

migas de reyes


Se darán cuenta de que soy un muerto más. No hay gran cosa que decir, todo se entiende y mejor olvidarlo. Una cierta alegría por mí, porque todo haya acabado.

O bien junto a mis despojos la desesperación de una vida latirá hasta la locura. No habré podido morir, y seré una serpiente capaz de asfixiar de amor, con los nudos de mi desaparición.

La muerte vuelve elocuente al que escribe rodeado de silencio, las memorias del adusto joven se escriben en el cementerio, cubierto de una losa y comido de gusanos. Los jóvenes se parecen a los muy viejos en la recurrencia de la infancia. Sólo la cuarentena se duele de vivir. Quisiera no presentir más. La caída del hibisco es un pozo ensangrentado... así fue la de algunos emperadores. Es extraño tener el pelo largo. Tan normal la derrota de Sansón. Qué fascinante es la muerte escrita en los ojos de Dalila, cayendo a los senos y perdiéndose en la pedrería del negro y estrellado pubis.

Los ascensores por código son tan difíciles de rezar como el rosario del ADN. Un día estás ahí, y pronto serás clonado sin saberlo.

Las mujeres sosas escuchan las mismas voces de violencia que Juana de Arco, y crían militares como Gilles de Rais. Gozaré de ver arder a las mujeres sosas. Descubriré al fin su milagroso corazón de sal. Los chauvinistas que han fundido a la mujer sosa en numerosos bronzes y la han subido a un caballo no saben que su mejor monumento es un patíbulo parecido a un falo negro cubierto de ceniza.

No me importa ser patético cuando bailo.

Peligrosos cálculos del amor. La belleza es parecida a una intoxicación, y su matemática es el delirio.

Dolor de la pintura de no poder levantarse y seguir al violinista que se aleja. Las formas saben que la música es su madre.

El arte de un peluquero puede volver loca a media Historia, si sabe el poder del simulacro sobre el demonio.

Pero si el peluquero comprendiese la raiz de su arte, dejaría calvas a las mujeres, como ocurre ya a largo plazo y a veces de forma inesperada. El peluquero omnisciente es un dios peligroso. Sólo su humildad lo salva de arruinar el planeta.

Un poco de pelo en algunas partes anuncia el primer amor. Creen terminar con la telepatía desnudándose y volviendo nuevo nudo la calvicie. Nada es transparente.

Las figuras en el cuadro son huérfanas desde que la pintura empieza a secar. Encuentro que es un acto caritativo de parte de Barceló pintar sus frutos con el aceite de unas sardinas en lata, que no secará fácilmente.

Alimentemos el papel con leche fresca antes de envejecer con las líneas de nuestra tinta china filosófica.

Varias son las Rosas y no he conocido la certeza del goze.

La geografía española se parece cada vez más, en las líneas de mi mano, a un repertorio de crepúsculos y volcanes que despiertan. Está ausente el rostro familiar en el espejo del exilio.

11 commentaires:

Chiqui a dit…

Me gusta esta en particular: "Dolor de la pintura de no poder levantarse y seguir al violinista que se aleja. Las formas saben que la música es su madre."

Prefiero la pintura a la música...aunque últimamente me haya dado por la última.

Animo, Manuel!

Chiqui a dit…

Manuel, has visto la cabalgata de Reyes?

Elvi54 a dit…

Yo también le quiero.

Elvi54 a dit…

Bonne année, MM!

Manuel Montero a dit…

Gracias a las dos, Elvi y Chiqui. No hay cabalgata de reyes en Paris, en principio.

Mita a dit…

La pintura o la vida?
El exilio está muy mitificado, en realidad debería desprenderse de esa patena de decadencia, melancolía y desastre interior. El mundo ahora se ha convertido en algo más pequeño, ancho y ajeno, pero más pequeño.
¿Realmente se puede sentir uno exiliado en Francia?

He colgado en mi blog una entrevista a tres escritoras españolas, si te apetece descubrirlas, podrías dedicarnos un ratito.

Liebe Grüße
Mita

IZQUIERDO a dit…

Manuel me gustan sus textos, llevo un tiempo con bloqueo de opinión escrita, aunque en tu caso, y me pasa desde el principio, muchas veces veo que no entiendo el concepto global y sí piezas, como que me quedo muy lejos de todo eso bajo mi ignorancia, y al mismo tiempo otras veces me pasa justamente lo contrario , entiendo pequeños retales y me identifico con ellos pero no entiendo lo global.
Creo que igual solo queria saludarte y que supieras que sigo leyendote (y viendote), en definitiva que sigo en con-tacto.
un abrazo y buen año

IZQUIERDO a dit…

Y decir que esto mismo que te digo me pasa con muchos escritores, y es razón de disfrute de lectura.

Manuel Montero a dit…

Ivan, a veces yo también echo un vistazo a tu blog (el de dibujos) y tengo una vision parcial.

Mita, uno se exilia también cuando se ve negado por la "realidad" instituida, y cuando no le queda otra salida. Mis abuelos lo hicieron antes que yo y les daba vergüenza decir que eran exiliados (aunque parte de la familia habîa estado en prision politica) y preferian recibir el titulo despreciativo de "emigrantes". A mi me falta eso que se ha perdido, y es un alivio en el fondo.

Mita a dit…

Imaginaba algo así.
Y es muy sano tener memoria histórica, pero nosotros somos otros.

Salud y República!
Kuss

Manuel Montero a dit…

Bueno, Mita, si somos otros, como bien dices, qué sentido tiene hablar de Republica...

Hoy dia solo es un elemento del folklor y te recuerdo que tiene bastantes partidarios en la derecha extrema, lo cual es sospechoso.